Las percepciones resultan de la estructura biológica del ser humano, básicamente, nuestros cinco sentido (vista, tacto, gusto, olfato y oído), a través de los cuales recibimos y obtenemos datos "crudos" del mundo externo producidos por uno o más estímulos externos, es decir, cualquier cosa capaz de provocar una reacción en una o muchas células de un organismo viviente.
Humberto Maturana Romesín ha argumentado en diferentes trabajos que los seres humanos no disponen de otros mecanismos biológicos, fuera de nuestros cinco sentidos, que nos permitan, como seres humanos que somos, percibir "realmente" cómo las cosas son. En este sentido, el transcurso de l
a vida es una sumatoria de momentos, sucesos, hechos que percibimos y experimentamos. Sin embargo, no somos conscientes que, usualmente, colapsamos la experiencia con la explicación de la experiencia que surge de la interpretación que hacemos de la experiencia, por ejemplo, cuando vemos, tocamos, degustamos, olemos y/u oímos algo es procesado por el cerebro e inmediatamente buscamos describirlo, explicarlo y/o justificarlo hasta que alcance una forma que nos satisfaga, es síntesis, darle un sentido. Estas interpretaciones nos dejan aprendizajes que finalmente se transforman en
creencias
que nos llevan a definir qué es bueno o malo, lindo o feo, justo o injusto, posible o imposible conformando nuestro modelo mental o paradigma.

Para Reflexionar


Bibliografía

PERCEPCIÓN
Cada persona tiene su propio sistema conceptual, es decir, su patrón de referencia que actúa como filtro codificador, lo que condiciona la aceptación y el procedimiento de cualquier información, ese filtro selecciona y rechaza toda información que no se ajusta a ese sistema o que puede amenazarlo. Existe una codificación perceptiva (percepción selectiva) que actúa como defensa, bloqueando informaciones no deseadas o irrelevantes. De esta manera, cada persona desarrolla su propio conjunto de conceptos para interpretar el ambiente externo e interno y para organizar sus múltiples experiencias de la vida cotidiana. Existe una relación entre cognición, percepción, motivación y comunicación. La idea o el mensaje comunicado esta íntimamente relacionado con las percepciones y motivaciones tanto del emisor como del destinatario, dentro del contexto ambiente en que se encuentra.
De aquí surge la percepción social; esta no siempre es racional ni consiente.
En la percepción social existen tres elementos
  1. 1. Sujeto perceptor: la persona que “atiende” y trata de comprender.
  2. 2. Sujeto percibido: la persona que es “atendida” o comprendida.
  3. 3. Situación: conjunto de fuerzas sociales y no sociales en el que ocurre el acto de la percepción social.
La percepción social se puede mejorar si se considera que:
  1. 1. Alconocerse así mismo hace más fácil ver a los demás de una manera más objetiva.
  2. 2. Las características del observador afectan las características que él está propenso a ver en los demás.
  3. 3. La persona que se acepta está más propensa a ver de manera favorable los aspectos de otras personas.
La percepción social – la impresión que se tiene de los demás está influida por:
  1. a. Estereotipos: son las distorsiones en la percepción de las personas.
  2. b. Generalización (halo effect): es el procedimiento mediante el cual una impresión general favorable o desfavorable influye en el juicio o evaluación de rasgos específicos de las personas.
  3. c. Proyección: es el mecanismo por el cual una persona tiende a atribuir a otras ciertas características suyas que ella rechaza inconscientemente.
  4. d. Defensa perceptual: es otra fuente de error y distorsión en la que el observador deforma y adapta datos de la misma manera en la que elimina incongruencias (disonancia cognitiva).
Chiavenato, I. (2007) Administración de Recursos Humanos, El capital Humano de las
Organizaciones (8ª. ed.)